70 EL CASTILLO
 

 
INICIO
Pagina de Honor
Nuestra AMM
Entrevista Hnos Bañuelos
Inician los 40s
Pagina 1 Los 40s
Pagina 2
Pag 3
Pagina 4 Los 50s
Pag. 5 TIGRES DE TACUBAYA
Pag 6
Pagina 7
Fin de los 50s inician 60s.
Pagina 8
Pagina 9
Pagina 10
Pagina 11
Pagina 12
Pagina 13
Pagina 14
Pagina 15
Pagina 16
Pagina 17
Página 18
Pag 19 los 70s
Pagina 20
Pagina 21
Pagina 22
Pagina 23
Pagina 24
Pagina 25 Los 80s
Pagina 26
Pagina 27
Pagina 28
Pagina 29
Pagina 30
Pagina 31
Pagina 32
Pàgina 33
pagina 34
pagina 35
Pagina 36
Pag 37 - Fin de los 80s Inician Los 90s
Pagina 38
Pagina 39
pagina 40
Pagina 41
Pagina 42
Pagina 43
Pagina 44
Pagina 45 Los 2000
Pagina 46
Pagina 47
Pagina 48
49 Algo de Historia 1
50 Algo de Historia 2
51 FONDOS 1
52 FONDOS 2
53 FONDOS 3
54 TIGRES DESTACADOS 1
55 TIGRES DESTACADOS 2
56 Boletines 1
57 Boletines 2
58 Boletines 3
59 El Proyecto
60 Uniformes y Accs.
61 CANTOS
62 Encuentros 1
63 Encuentros 2
64 Grupo Occidente
65 Grupo Cancun
66 Grupo Guerrero y Merida
67 Gpo 20 SanbornsJunta 2012
68 Gpo 20 Cuernavaca 2009
69 Gpo 20 Club de Golf 2010
70 EL CASTILLO
71 Para Bajar 1
72 Para Bajar 2
73 VIDA DE CADETES
74 INDICE DE VIDA DE CADETES
75 Relatos 1
76 Relatos 2
77 Relatos 3
78 Relatos 4
79 Relatos 5
80 Relatos 6
81 Relatos 7
82 Nuestro General Bañuelos
83 Desayuno fin de año 2016
84 comida fin de año Gpo. occidente 2016
85 Aniversario 75 de la AMM
86 En Construcción
87 En Construcción
88 En Construcción
89 Aniv. 74 AMM
90 Queremos una nueva Academia
91 Diseños para todos
92 RECONOCIMIENTOS
93 LINKS
94 COMUNIDAD
95 Guia De Novedades
96 DIRECTORIO
97 ¿PORQUE EL CIERRE?
98 Revista El Tigre
99 Revista Diana
100 Servicios Profesionales Egresados AMM
imagen
imagen
imagen
Preciosa estampa litografica de lo que fue nuestro "Castillo" en el siglo 18

Esta espectacular quinta situada en Tacubaya, en un gran predio que abarcaba desde la calle de Cartagena (hoy avenida Parque Lira) y se extendía sobre la actual avenida Observatorio, perteneció en un principio a Manuel Escandón Garmendia. Más tarde paso a formar parte de los bienes de su hermano Antonio y finalmente fue otorgada a la hija de éste, María Escandón de Buch. La elegante residencia que se destacaba entre espléndidos jardines de altísimos fresnos, chopos, cipreses y pinos fue famosa por la magnificencia de la construcción, la belleza de los jardines y por haber sido escenario de algunas de las más suntuosas recepciones que tuvieron lugar en la sociedad mexicana de la época, así como por la exquisita hospitalidad de los anfitriones. En un principio esta propiedad fue conocida como la Casa Escandón, más tarde se denominaría Casa Buch. Y cuando se fundara nuestra academia era denominada el Palacete de Buch y Escandón" nombre final de esta maravillosa residencia.

Investigación, Carlos Vázquez y Salas °Casa Escandón" Paisaje de José Jiménez ypertenece a la Colección del Banco Nacional
imagen
Hermosa litografía que nos muestra una perspectiva tal como la concibió el artista que estampo tan magnifica residencia del barrio de Tacubaya entonces la élite del D. F. Sin la afrancesada mansarda con la que lo conocimos nosotros sus cadetes. (Investigación de Carlos Vázquez y Salas)

Manuel Escandón nació en Orizaba en 1807 y fue el quinto de una numerosa familia. Su padre, Pablo Escandón y de Cavandi, natural de Cantabria, y la madre, Guadalupe Garmendia y Mosqueira, descendiente de una prominente familia de Jalapa, contrajeron nupcias el 5 de mayo de 1799. Pablo se dedicó a diversos negocios y llegó a alcanzar una muy destacada posición social y económica entre la sociedad orizabeña, lo que le permitió enviar a sus hijos a estudiar a Francia e Inglaterra. Años más tarde su hijo Manuel se traslado a vivir a la ciudad de México y con el tiempo llegaría a ser, gracias a su inteligencia, a su espíritu empresarial y a su participación en una extensa y diversificada gama de negocios, uno de los más importantes y acaudalados empresarios del siglo xix

La actividad de Manuel Escandón Garmendia fue muy intensa y variada, especialmente en los ramos textil, tabacalero, minero y de transporte. Su participación en este último fue decisiva para el desarrollo del país. Intervino también en la construcción de varias carreteras y algunos edificios. Entre las diversas acciones promovidas por Manuel Escandón en relación con los transportes, está su inicial participación en la formación, en 1833, de una sociedad de operación de diligencias llamada Compañía.



imagen
Vestíbulo de la Casa Escandón, (Nuestro Castillo) escenario de múltiples fiestas y recepciones. El monumental candelabro se encuentra actualmente en el Museo Ex Hacienda de Santa Mónica (Colección particular Investigación por Carlos Vázquez y Salas)

En el jardín, con abundante vegetación primorosamente cuidada, había senderos resguardados por árboles —chopos en su mayoría—, bancas, quioscos, un invernadero con orquídeas y gran variedad de flores, así como espacios para jugar a los bolos, al tiro al blanco, a los carritos y había hasta un tren de caballos. Una gran pajarera albergaba aves exóticas que el visitante contemplaba con deleite; cisnes, patos y ánsares nadaban en un estanque cercano. De dos pisos, las líneas de la casa eran sobrias y elegantes. Destacaba un pórtico circular en el que alternaban los enverjados de hierro con las columnas de cantera. Decorados en su mayoría al estilo inglés, en el primer piso se hallaban los distintos comedores y diversas salas, incluyendo una de billar, así como varios salones con espejos, vitrales emplomados y mobiliario importado casi en su mayoría de Europa. Pinturas espléndidas pertenecientes especialmente a las escuelas italiana, francesa y española decoraban los muros. En esos espacios, amueblados y encortinados con gran lujo, Don Manuel Así recibía a sus invitados.

La cocina y las demás áreas de servicio se encontraban al fondo de la casa y, más atrás, a través de un patio interior, podía llegarse a las caballerizas, bodegas y otras dependencias. En cambio, en el piso superior, se encontraban las alcobas y algunas salas pequeñas, vestidores, baños y otras habitaciones dedicadas al arreglo personal. Al recibir alguna invitación de la familia Escandón la sociedad mexicana de la última mitad del siglo xix comenzaba a sentirse inquieta. Había que reservar la fecha, preparar el atuendo apropiado, elegir la tela, los modelos, el abanico, las zapatillas, en fin todo el ajuar que las damas lucirían en la cena o en la tamalada que ofrecerían los Escandón. Y por supuesto, no faltaba la descripción de esos grandes acontecimientos en la prensa de la época, leída en su tiempo con avidez. Muchas líneas ocuparon las crónicas sociales aparecidas en periódicos como El Mundo Ilustrado, El Universal, El Tiempo y El Imparcial, por mencionar solo algunos de los más importantes de entonces.(Investigación Carlos Vázquez y Salas)

imagen
La belleza de nuestro "Castillo" en el siglo 18 cuando era un enorme terreno que contaba con un lago aqui se ve en el fondo la casa Escandón (Palacete de Buch y Escandón) "El Castillo" cuando aun no se le agregaba la afrancesada mansarda. Una foto increíblemente bella y única en su genero que demuestra la grandeza de nuestra cuna educativa... La otra foto es del puente sobre el lago cuando este era parte de tan magnifica residencia... Esa dos fotos fueron parte integra de nuestra cuna "La Academia Militar México!!... que belleza señores tigres que maravillosa historia y que abolengo traemos... Sencillamente grandiosas!! (Investigación de Carlos Vázquez y Salas)
imagen
El puente sobre el lago cuando eran parte del terreno de nuestra Academia Militar México antes de que se fundara... ¿Se imaginan si nos hubiera tocado todo ese esplendor? sin temor a equivocarme creo que no hay Academia Militar en toda nuestra hermosa nación con tanto abolengo y del que sus cadetes pudieran estar tan orgullosos como nosotros que hoy conocemos la cuna educativa que escogieron nuestros amados padres para nuestra formación (Investigación Carlos Vázquez y Salas)
Manuel Escandón falleció en 1862 sin dejar descendencia y su gran fortuna fue dividida según sus instrucciones expresas. Poco antes había redactado su testamento en el que había nombrado albaceas a su hermano Antonio Escandón y a su sobrino Alejandro Arango y Escandón, hijo de su hermana Guadalupe. Éste último habría de destacar como fundador de la Academia de la Lengua. Manuel les heredó las dos terceras partes de sus bienes, mientras que la otra tercera parte sería dividida entre el resto de los hermanos.

imagen
Este enorme retrato de la acaudalada familia se encontraba en una de las salas principales donde años más tarde siendo ya nuestro internado estaba el piano de cola a un lado del comedor (En aquel entonces era salón de baile)
imagen
Vista de la casa Escandón con la afrancesada mansarda añadida por el matrimonio Buch Escandón, Tal como la conocimos en su fundación, esa Mansarda fue agregada por iniciativa de María Escandón esposa de Buch para que sirviera de bodega y en ella se guardaba cristalería fina candelabros y varios objetos traídos de Europa así como "Refacciones" de los objetos que contenía la enorme mansión.(Investigación Carlos Vázquez y Salas)
imagen
Cinco fueron los hijos del matrimonio Buch Escandón: Manuel, José, Antonio, Javier y Carmen, que de pequeños vivieron y disfrutaron de la casa de Tacubaya. Después de haber habitado durante muchos años esta mansión, el matrimonio Buch se fue a vivir a Europa. María Escandón de Buch murió en Inglaterra en 1925 y don Manuel Buch, ya viudo, regresó a México y trató de recuperar algunas de sus propiedades perdidas a raíz de la revolución. Entre ellas, la Hacienda de Santa Inés, en Cuautla, donde años atrás había instalado un sistema novedoso y moderno de riego y siembra, proyecto muy avanzado para la época. Sin embargo, la gestión no tuvo éxito y tanto la hacienda como las nuevas inversiones se perdieron. Don Manuel murió en enero de 1937 en la quinta de Tacubaya y la Casa Buch fue vendida por sus hijos a don Antonio Haghenbeck y de la Lama y este último fue quien accedió a rentarla a nuestro General Fundador José Félix Bañuelos Bañuelos. En 1941 para que en el año de 1942 naciera nuestra Academia Militar México. Con el que fue el primer internado militar privado de nuestra nación.(Investigación Carlos Vázquez y Salas)
imagen
Hermosa foto de nuestro "Castillo" aportada por Germán Soto Dosamantes
imagen
El palacete de Buck y Escandón “El Castillo” llamado así por los internos desde el año de 1942 se convirtió en un icono del cual no se concebía la AMM sin esa imagen donde se instalara por primera vez la dirección de la escuela y oficinas, así como los amplios y muy frescos dormitorios.

Fue una hermosa mansión con lujos artísticos donde quiera que se mirara, como estaba su interior antes de ser ocupado y entregado a lo que sería nuestra cuna académica. Contenía grandes candelabros de cristal cortado, y enormes macetones con hermosas plantas traídas de Europa y de la India. Era de una belleza magistral en donde se respiraba tranquilidad, paz y una armonía con la naturaleza debido a sus vastos jardines y bosque.

El patio estaba cerrado por una cúpula de cristal. Elegantes columnas de cantará primorosamente labradas sostenían los corredores y los portales, las antesalas, los comedores, la cocina… El billar y el salón, estaban al estilo ingles en la parte de abajo.
En lo alto estaban las recamaras, los tocadores y los baños. Todo con la debida separación.

Había una sala que era de conversación y junto a esta estaba la sala de música, y el comedor. De ahí se podía salir a la terraza y a los jardines. Los muebles y adornos de la casa eran suntuosos, ricos y hermosos, habían varias mezas talladas y doradas pomposamente y estaban cubiertas de mármol o piedra, contenía espejos venecianos raros por su belleza, mueves de palisandro adornados con bronces. Colgaban cuadros de la vieja y bella España y buenas copias de obras maestras de las galerías de Dresde y de Paris.

¿Cuál fue el destino de esa hermosa y rica propiedad? Descrita y elogiada en distintos tiempos por literatos como Manuel Payno, revisteros y otros. Esta propiedad fue dividida y abarcaba lo que años después ocupo nuestra querida Academia, El colegio Luz Saviñon y el hospital Escandón en donde se conserva como mudo testigo de la destrucción del lugar la capilla que fue de la casa.
imagen
El periódico “The Mexican Herald público sobre un evento en el palacete conocido como el baile de la mansión Buch o Buck en las que hablo sobre el cierre de unas festividades espléndidamente las cuales fueron un elegante suceso en honor a el señor Root quien fuera uno de los líderes sociales en México.

Fue una ocasión elegante. Casa y jardines de la mansión fueron bellamente iluminados con motivo del gran baile, el interior del “Castillo” fue bellamente decorado, y hubo desfiles de bellas damas con hermosos vestidos y joyas deslumbrantes.

La cena se sirvió a la una en punto, y el baile se prolongo hasta temprana hora de la mañana siguiente.

El periódico aseguraba que el esplendido y elegantísimo baile ofrecido por don Manuel Buch y su esposa María Escandón de Buch en su suntuosa residencia de Tacubaya había constituido un final brillantísimo de las fiestas organizadas en honor del secretario de estado norteamericano y de su familia.

También el periódico “El Imparcial” publico las fotografías de la casa fachada y el comedor, que son los grabados que se ven en el collage arriba de este texto.
imagen
Los que tuvimos la oportunidad de haber estado Internados en ese “Castillo” sabemos cuán especial era para todos nosotros y no solo para los internos, sino para todo el alumnado. Con el paso del tiempo se convirtió en el emblema de nuestra amada Academia. Era parte indiscutible de una tradición que traía de por si abolengo puro, el cuadro se formaba siempre con la vista enfrente de él, como rindiéndole pleitesía y tal parecía que él y nuestra hermosa Bandera nos miraban cobijándonos con su imponente y soberbia belleza.
imagen
Muchas fueron las generaciones que se acostumbraron a verlo, hasta que desgraciadamente un Viernes 10 de Agosto de 1962 un voraz incendio lo consumió, fue una noche triste y dolorosa, ante los ojos de sus hijos ese bello palacete se consumía con un fuego inexorable, cruel y terrible que no dio tregua alguna para sofocarlo a tiempo.

Varios cadetes arriesgando su vida sacaron varios objetos como nuestra bandera, espadas y documentos varios entre otros objetos mientras el imparable fuego avanzaba incontenible. Hubo muchas lágrimas, los cadetes veían impotentes como caía un gigante envuelto en llamas. Así lentamente se perdía lo que fuera la cuna de la Academia Militar México… ¡Que cruel dolor!... ¡Que lamentable pérdida!. Se perdía para siempre ese hermoso palacete... Cerrándose un ciclo prácticamente y abriéndose otro…

Urgían las instalaciones del internado y ya no se trato de rescatar al palacete, se derrumbo lo poco que quedo del “Castillo” y posteriormente fue derribado en su totalidad levantándose un muro como loza en sepulcro separando para siempre donde estuvo nuestro internado, dividiendo una bella historia y cercenando otra vez mas terreno a nuestra querida Escuela.

Así dolorosamente se quedaba atrás su imagen pero siempre seria gratamente y bien recordado nuestro "Castillo" por todos sus cadetes internos de esa maravillosa época que empezara en 1942 y culminara su vida tragicamente en ese año de 1962.

Fueron ¡20 años! de historia y del paso de muchas generaciones ¿Como poder olvidarlo?

Recordemos siempre a nuestro “Castillo” sede y cuna de nuestra gran y gloriosa Academia Militar México.
imagen
imagen
En esta foto vemos el muro que dividio dos eras distintas, del otro lado construyeron la volkswagen y era presisamente donde estuviera esa esplendida residencia que fuera el Palacete de Buch y Escandon nuestro querido "Castillo" y no quedo absolutamente nada que lo recordara, asi es por desgracia, las tragedias no vuelven cuando no hay voluntad de rescatar lo que nos dio tanta gloria... Hoy escribimos su historia nosotros que tanto la amamos y recordamos, no se podra olvidar faclmente mientras uno de nosotros este vivo... ¡¡Eso pueden jurarlo!!
imagen
Retomando algunas palabras de nuestro hermano y amigo Fernando Floresgómez les digo;

Compañeros y hermanos Tigres; Se fueron los juegos de la infancia, voló para siempre la juventud, pero seguimos conservando la belleza del mundo, el amor, la fe y sobre todo la hermandad...
...hermandad que tenemos aún con aquellos compañeros que han emprendido el camino hacia el señor antes que nosotros, porque constantemente los recordamos con todo su vigor como si aun estuviéremos estudiando en la escuela,…

Nuestro “Castillo” se fue, Nuestra escarapela nos la quitaron, Nuestro terreno fue cercenado, Nos recogieron las armas y finalmente los directivos en un acto que nunca será olvidado le dieron las espaldas a nuestra Academia cerrando sus puertas en el 2006, Pero hermanos “ella” en nuestra memoria ¡Vive! Y así será hasta el último de sus cadetes después la historia escrita se encargara de recordarla para siempre. Y a su lado estaremos nosotros.
imagen
Interior del "Castillo" esta foto es del centro del comedor en ese entonces a finales de los 50s a principios de los 60s. aun se podía mirar así. En esta toma se ven las escaleras que llevan a los dormitorios y esta tomada del comedor del lado derecho centro a la izquierda frente a esta escalera estaba la sala de música y a la izquierda de esta escalera estaba la cocina de doña Jose (Josefina)y su inseparable mesero Abundio.
imagen
Esta foto muestra parte de la cúpula del "Castillo" se alcanza a apreciar parte del que fuera el esplendor de una maravillosa época de lujo y abolengo con los labrados en sus paredes arqueadas, en la esquina centro derecha estaba la habitación de don Manuel Mondragon (QEPD) prefecto del Internado y frente a esta habitación al fondo estaban los baños a la Izquierda al fondo estaba la sala donde todas la noches rezábamos a fuercita el rosario.
MAQUETAS
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
Investigación, Crónica, Diseño de contenido y Construcción de la pagina por Carlos Vázquez y Salas en memoria de la que fuera mi segunda casa desde 1959 hasta 1961... Regresando después en 1967 y 1968 al mando de la compañía del Servicio Militar del Centro de Adiestramiento de la Academia Militarizada México a mucho honra y Honor.
imagen
imagen
NOCHE ACIAGA PARA LA AMM

Fue una noche húmeda de verano de 1962. Corría el día viernes 10 de agosto, cuando sucedió la tragedia que a la postre fue lo que se llamó, el fin de la AMM, la escuela militarizada de mas prestigio en la época de los 60, en la ciudad de México, D. F.

La escuela estaba enclavada en el barrio o colonia de Tacubaya, en el lugar conocido como “ palacio “ o “Castillo de los Escandón”, en un área que a principios de los años cuarenta, constaba de 18 hectáreas de arboledas y terrenos que se prestaban para este tipo de escuelas con régimen militarizado. Contaba con oficinas, patios para maniobras militares, campos de tiro, campos de juegos, sala de banderas, armario militar, instalaciones para albergar a 50 cadetes con régimen de internos que contaban con dormitorios que albergaban 5 o 6 cadetes cada uno, cocina, comedor, sala de espera con un piano de cola, instalaciones sanitarias con regaderas, baños y lavabos suficientes; sala de estudio y/o lectura, ropería, salón de peluquería. En el régimen de medio internos se contaba con 100 cadetes, los cuales tenían un comedor exclusivo para ellos, el cupo aproximado en esa fecha, contando con los alumnos de régimen externos, era de 1,000 a 1,200, aproximadamente.

El castillo contaba en la parte baja con las oficinas administrativas, sala de banderas, así como la cocina, comedores y salas de espera; en la planta alta se encontraban los dormitorios de los alumnos internos, baños, ropería, sala de estudio, peluquería y ropería así como un cuarto dormitorio que alojaba al maestro Manuel Mondragón, quien tenía bajo su custodia espiritual a los alumnos internos. En el segundo y último piso se hallaban grandes espacios en donde se almacenaban documentos administrativos de archivo muerto, exámenes escritos de los diversos alumnos, órdenes del día, documentos oficiales de años anteriores, etc.

La construcción era de grandes piedras de cantera, cemento, pisos de duela, ornatos de madera y hierro fundido, así como un gran candelabro de tipo francés, forjado en hierro, latón y vidrio, alusivo a la época de Luis xv, que pendía desde el techo del castillo hasta en donde empezaba el primer piso y que era suficiente para iluminar todo el espacio requerido en la parte central del inmueble, dormitorios con pisos de duela, closets de madera así como las puertas que daban al acceso a un cuadro que circundaba el área protegida con herrería y que formaba un vacío que se hacía en el segundo piso y terminaba en la planta baja, rematando en una doble escalera con barandales de hierro forjado y que comunicaba el primer piso con la planta baja.

Ese viernes y después de haber cenado, a las 7:45 p.m., se ordenó que, quienes desearan, podían pasar a la sala de estudio en donde se encontraba un aparato televisor con pantalla blanco y negro, en donde los martes y viernes por la noche, se nos permitía ver los programas musicales alusivos a la época. Algunos internos nos reunimos alrededor de la tv, otros se retiraron a sus dormitorios a descansar y otros formaban grupos para platicar y comentar los sucesos acecidos esa semana, otros, a limpiar sus zapatos y dar “braso” a la botonadura de sus uniformes, pues los integrantes de la banda de guerra, escoltas de bandera y banderín, estado mayor,, así como primera y segunda compañía de cadetes, tendrían “revista” de uniformes de gala, con los que desfilarían el día 16 de septiembre, a escasos días del siniestro.

El programa de “El Estudio Raleigh, de Pedro Vargas”, se transmitía de las 9:00 a las 10:00 p.m., todos los viernes, mismo que después de haberlo visto, me retiré al dormitorio, que compartía con los cadetes, Javier Rosique Palavicini, José Luis Manzanilla Sala, Pablo Miguel Pascual Lavalle (oriundos de tabasco) y José Eduardo Vera Martínez, nacido en Tehuetlán, Hidalgo, y se dio la instrucción de que se apagaran todas las luces para descansar y estar en buenas condiciones físicas para el día siguiente.

Eran las 10:50, aproximadamente, cuando se oyeron voces que decían ¡¡¡¡ “fuego, fuego, se quema el internado” !!!!, al proceder a abrir la puerta de acceso para salir del dormitorio, observamos que densas columnas de humo empezaban a llenar el castillo, al salir al pasillo y tratar de abandonarlo a través de otro que terminaba en una puerta de acceso a las escaleras que unían el inmueble con el edificio en donde se encontraban las aulas, aquel candelabro que pendía del techo del castillo, se derrumbó por completo envuelto en llamas, acompañado por pedazos de vigas produciendo un ruido ensordecedor.

Por cierto que al compañero Pablo Miguel Pascual Lavalle, se le tenía asignada la llave larga y blanca de la ropería, más larga que el común de las llaves, y la puerta que unía el castillo con las aulas, tenía un candado pequeño con su correspondiente llave, pablo miguel, al querer abrir este candado pequeño y con la desesperación de tener tras de él a todos los demás compañeros que querían salir, pretendía abrir el candado con la llave de la ropería, acto que no logró; pero en la huida los alumnos rompimos el candado y la puerta, dejando pasar a los cadetes que llenos de pánico salíamos rumbo a sitios en donde nos pudiéramos proteger del fuego y del humo.

Se formó una fila en el patio grande de maniobras para poder pasar lista de presente, observando que hacía falta un interno, de apellido mayo rodríguez, oriundo de Villahermosa, tabasco, el cual después de una breve búsqueda apareció trepado en la barda de la escuela en donde se encontraba la puerta de salida rumbo al mercado que se ubicaba enfrente, lo curioso del caso es de que él estaba enyesado de una de sus piernas, desde la cadera hasta el tobillo, debido a una fractura y nunca supimos, y quizá ni él, como pudo subirse a la barda, de unos 2.80 o 3 metros de alto, pero ya no pudo bajarse, recibiendo ayuda de parte de otros compañeros para ponerse a salvo.

Mientras tanto, los cadetes de mayor edad, decidimos entrar al cuarto de banderas y rescatar nuestro lábaro patrio y el banderín alusivo a la escuela, así mismo, desconectamos los tanques de gas que rodamos cuesta abajo del castillo para evitar una explosión, así como a empujar dos camiones propiedad de la academia, también cuesta abajo para evitar que se quemaran los tanques de gasolina. Recuerdo el apodo y/o nombres de algunos de los cadetes que realizamos estas maniobras, estos fueron el “Tijuana” y el “yanga”, que estaban incorporados a la escolta de banderín, juan José Hernández Prieto, comandante de la banda de guerra, pablo miguel Pascual Lavalle a la escolta de bandera, el “Oaxaco”, Joel Villalobos, Javier Rosique Palavicini, José Luis Manzanilla Sala, y un servidor, a la primera compañía, José Eduardo Vera Martínez, a la segunda compañía, y otros más que no recuerdo sus nombres, pero que en mi corazón siempre existirán por el acto realizado, poniendo en riesgo su vida. Dios les bendiga en donde quiera que se encuentren, ya que esta desgracia pudo haber cobrado la vida de muchos compañeros.

Los bomberos y la policía, así como algunos vecinos del barrio empezaron a llegar como a las 11:30 p.m., solo habían transcurrido algunos minutos, que a todos nos pareció una eternidad; logrando contener el incendio como a las 3 o 4 de la madrugada del día siguiente.

Algunos familiares de muchos internos hicieron presencia en el lugar de los hechos, procediendo a llevarse a sus hogares a sus hijos, sobrinos o amigos de sus familiares, pues muchos de los alumnos no pudimos contactar con nuestros familiares y tuvimos que alojarnos en la casa de estas personas que humanitariamente nos brindaron ayuda.

Al día siguiente, sábado, cual sería la gran sorpresa de todo el alumnado al llegar y encontrarse con el castillo derrumbado, humeante, como si llorara el hecho de verse destruido, derrotado, en cenizas, y sintiendo que ya no podría volver a albergar en su seno a los cadetes, internos, a los cadetes semi-internos, a los cadetes externos, a sus jefes militares, a los maestros que impartieron sus enseñanzas, a la jefatura que ahí tenía su comando, que ya no volvería a emitir desde sus columnas frente al asta bandera, las órdenes del día, ni a presenciar que se izara y arriara nuestra bandera, con todos los honores que ésta se merece, pareciera que realmente llorara su tragedia y lamentara el principio del fin de toda una era llena de tradición, disciplina, honor, respeto, gallardía, y por sobre todas las cosas, principios y valores morales que su sola presencia imbuía a todas las personas que nos visitaban, no solo a los cadetes, que en antaño presenciaron su majestuosidad y grandeza.

Quisiera seguir escribiendo mas recuerdos de esta trágica noche, que para todos los cadetes de nuestra queridísima Academia Militarizada México, se convirtió en nuestra "Noche Aciaga", noche que simbolizó, a mi muy particular punto de vista, el principio del fin, aunque todavía la academia abrió sus puertas por varios años mas, realmente, ya no fue lo mismo para aquellos jóvenes y niños que habíamos estado antes de este terrible suceso; realmente los sentimientos encontrados, la emoción que me embarga al traer estos aciagos recuerdos, el nudo que se me forma en la garganta, las lagrimas que incontrolablemente ruedan sobre mis mejillas, me impiden narrar mas al respecto.

Cuando este hecho sucedió, contaba con 17 años de edad, 51 años después lo recuerdo, como si hubiera pasado la noche anterior a la fecha actual, he soñado muchas veces con esta tragedia, nunca he podido olvidarme de ello, así como nunca podré olvidarme, hasta el fin de mi vida, y quizá después de la muerte, a nuestra respetada y queridísima:

Academia Militarizada México

Desde la villa más hermosa de la América Latina, Villahermosa, Tabasco, envío a todos mis hermanos tigres que estuvieron conmigo en esa aciaga noche, y a todos los hermanos, cadetes por siempre, un fuerte, respetuoso y fraternal abrazo.
El autor de esta crónica es el Oficial Jesús Alberto Gallegos Torres Miembro del grupo de los 20, Jesús es uno de los Hermanos Tigres que vivió en carne propia tan tremenda tragedia. Hoy Contador Publico Titulado, Es un excelente y estupendo compañero radicado en Villahermosa Tabasco. Generación: 1960-1963 (2do. Y 3er. Secundaria; 1 Y 2 De Preparatoria, Obteniendo Excelencia Académica En Cada Uno De Ellos; Grado: 1er. Oficial De Cadetes. Comandante De La 1a. Cia. Al Mando Del Tte. Sigifredo Córdoba Martinez, Comandante Alumno, Del Desfile Del 16 De Septiembre De 1963. Comandante De Internos. Jefe De Grupo. Fue Interno, con El Numero 14 (Catorce) De 1960 A 1963... Jesús a aportado tanto recursos económicos como documentos gráficos y escritos, ha sido un valiosisimo colaborador del grupo de los 20, nunca ha dado la espalda para lo que fue invitado, la causa mas noble que tenemos los cadetes de la AMM que es la preservación de la memoria de nuestra Academia y el conocimiento de su bellisima historia. Contra todas las adversidades permanece firme y leal a nuestra causa y siempre tiene a flor de labio su eterna frase "ADELANTE...¡SIEMPRE ADELANTE!
imagen
Presentamos un relato sobre nuestro "Castillo" escrito originalmente por la Condesa Paula Kolonitz quien realizara un viaje a nuestra Ciudad de México en 1864.

Por sus palabras podremos construir en nuestra imaginación la belleza que ostento la cuna de nuestra querida Academia Militar México antes de que se concibiese.

Redacción, formato y Diseño ; Carlos Vàzquez y Salas
Investigación, Arq. Enrique Olivares Ventura
imagen
imagen
imagen
imagen
LA FAMILIA ESCANDON
Los Escandón eran, en primer término, hacendados en la región centro del país. Sus propiedades en el estado de Morelos contaban con tecnología moderna y producían para un mercado nacional, si bien su participación en la Unión Azucarera reveló serias limitaciones -compartidas con el resto de los hacendados del estado- para hacer propuestas innovadoras frente al problema de la sobre producción de azúcar. Como actividades secundarias, que no menores, la familia Escandón era rentista y especulaba con predios urbanos; prestaba a censo consignativo a la par que invertía en instituciones bancarias; y era partícipe de compañías tranviarias, eléctricas y mineras.

La familia Escandón no sólo tuvo que cambiar su comportamiento empresarial, sino también dar un giro en su participación política para mantener su posición. Sin embargo, su conducta en sociedad logró guardar mucho más de sus antiguos valores y aspiraciones. Al lado de sus inversiones en el Banco Nacional de México y en Alumbrado Eléctrico de Puebla, los Escandón organizaban cacerías al toque de las trompetas de pajes vestidos a la moda Luis XIII, establecían alianzas matrimoniales con representantes de la aristocracia europea y adquirían un castillo en las afueras de París.

Las transformaciones económicas de fin de siglo obligaron a los Escandón Barrón y a los Escandón Arango a modernizar algunas de sus prácticas e incorporarse a grupos empresariales más dinámicos, sin renunciar del todo a sus antiguas inversiones. Su actitud en relación con la política, siempre considerada por los grupos económicos poderosos como un espacio para garantizar sus intereses personales, se modificó menos que su conducta empresarial, pero tuvo que renovar sus mecanismos de influencia mediante una participación más directa. Su posición conservadora se puso de manifiesto con toda su fuerza en la vida social, en donde las aspiraciones señoriales apenas se disimulaban. Éste es el caso de una familia de empresarios con fuertes rasgos tradicionales que no sucumbió al cambio, que logró actualizar sus prácticas lo suficiente para compartir el mundo de la burguesía, al menos de la del centro del país.

En tacubaya la Familia Escandòn tenia un hermoso palacete con bellisimos jardines en un terreno de mas de 55,000 metros cuadrados, en ese bello palacete se fundaria años ma tarde para ser precisos la que fuera la primer Academia Militar con internado unica en su genero en la Republica Mexicana y que fundara el General Revolucionario Felix Bañuelos Bañuelos en 1942... Esta Academia dio grandes hombres al servicio de Mèxico querida y muy respetada sufriria la perdida de ese hermoso palacete cuando un voraz incendio acabo con años de belleza y tradicòn cerrando asi el ultimo enlace que existia en los 60s. de la Familia Buck y Escandon.

Investigación, Redacción, Formato y Diseño por: Carlos Vázquez y Salas… Fuentes: Orígenes y desarrollo de la burguesía en América Latina, 1700-1955, México, Nueva Imagen, Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México, Martha Beatriz Loyo (editora), México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas.
imagen
Un bello documento que nos muestra los orígenes de nuestra Alma Mater, solo los que sentimos verdadero amor, respeto y nostalgia por nuestra muy querida e inolvidable Academia lo sabemos y nos hace sentir mucho mas orgullosos de lo que fuera una gran y magnifica institución
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen